Buscar

La reputación de la responsabilidad social corporativa

Actualizado: 7 jun



La responsabilidad social empresarial ha sido uno de los pilares que mayor relevancia le han dado las compañías a sus planes de negocio, como un elemento indispensable para aumentar su valor reputacional y así conectar con sus grupos de interés.


De acuerdo con Brown Grossman, dos de los principales ejes de la responsabilidad social corporativa son: el compromiso que adquieren las empresas con sus clientes y consumidores, dado que ellos conforman la oferta y demanda de los productos y/o servicios; y en la relación que se genera con los inversionistas y colaboradores de la empresa, pues representan el grupo de mayor productividad dentro de la compañía.


En esta línea, la reputación empresarial cobra relevancia, precisamente porque el distintivo ESR y las insignias de responsabilidad social son una herramienta de posicionamiento e identidad que favorecen la presentación de las empresas ante la sociedad. Misma que en los últimos años ha demostrado conectar mejor con compañías que de manera auténtica y desde su propósito, implementan acciones en pro de la sociedad, del medio ambiente, entre otros.


Si bien el distintivo ESR no es la única herramienta de condecoración empresarial, está comprobado que goza de un mayor reconocimiento a nivel empresarial, gubernamental y académico, ser socialmente responsable tiene ventajas competitivas, que intrínsicamente trae consigo la reputación, entre ellas se encuentran:


  • Comercial, promueve el incremento de ventas, ya que permite diferenciar los productos y servicios de la competencia, se crea una lealtad con el consumidor, anticipa las tendencias y facilita el acceso a mercados globales. Permite una visibilidad y reconocimiento dentro de la comunidad empresarial.

  • Laboral, coadyuva al reclutamiento del personal en primer nivel, fomenta la retención de talentos, incentiva relaciones laborales más duraderas y alinea las expectativas individuales con los objetivos empresariales.

  • Legal, favorece la adaptabilidad con los requerimientos y normativas legales, además reduce la presión de agencias fiscalizadoras, reduce la supervisión regulatoria.

  • Financiero, se fortalece la confianza con los accionistas o grupos de interés o partes interesadas (stakeholders), reduce la percepción de riesgo, facilita el acceso al financiamiento, determina la obtención de socios estratégicos, así como la atracción de inversores, decisiones de negocio mejor informada, se optimizan esfuerzos y se hace más eficiente el uso de recursos enfocados al cuidado del medio ambiente.

  • Imagen, mejora el reconocimiento de marcas, e imagen corporativa. Genera una empatía con los consumidores, inversionistas y colaboradores.


La reputación que otorga el distintivo ESR ha sido incorporada a nivel mundial como una estrategia de negocios que dota de ventajas competitivas y diferenciación con respecto a las empresas que no cuentan con el. De acuerdo con el CEMEFI, el 70% de los consumidores está dispuesto a pagar más por marcas socialmente responsables, principalmente en el grupo poblacional de los millennials.


En cuanto a la insignia de inclusión social, la reputación y los beneficios están encaminados a la empatía y al reconocimiento de minorías en el ámbito laboral; así como una cultura de integración en la sociedad. Los principales beneficios son: la participación activa de una sociedad más integral; educación y cultura empresarial reforzada; creación de empleos y desarrollo de habilidades; fomento al cuidado y la salud empresarial, inversión social focalizada y financiamiento dirigido a la inclusión.


Por mencionar un ejemplo, Italika ha refrendado su compromiso de inclusión social por 6 años consecutivos, a través de programas de contratación incluyente, rampas y accesos en sus instalaciones, además de la primer rodada inclusiva en motocicleta, que constó de 12 personas con discapacidad y 9 sin discapacidad, quienes recorrieron 19 ciudades de 12 estados de la república, dando así un beneficio no solo de inclusión sino también de difusión.


En este contexto, Google es un claro ejemplo de que el impacto social también puede funcionar en una relación de ganar-ganar, puesto que sus iniciativas no solamente están encaminadas a la inclusión de minorías, sino que también apuntan al ámbito de desarrollo de talentos que sirven en función de los intereses empresariales, no por nada ha logrado colocarse dentro del top 5 mundial de empresas con mejor reputación. Tan solo al año destina aproximadamente 115 millones de dólares a proyectos STEM, educación para niñas de escasos recursos en zonas con contextos complejos (África y Afganistán), así como un programa de empoderamiento a grupos con discapacidad y de la tercera edad a través de la tecnología.


Si bien hay que reconocer que Google es un gigante empresarial con presencia mundial, también es importante señalar que buena parte del éxito y la reputación que ha obtenido ha sido gracias a una adecuada planificación empresarial que vincula la responsabilidad social con los fines rectores de la empresa.


***


Brown Grossman Flor, Los principios de la responsabilidad social empresarial, Economía Informa, marzo-junio, núm. 363, División de estudios de posgrado, UNAM, 2010.


Cajiga Calderón Juan, El concepto de responsabilidad social empresarial, CEMEFI, véase en: https://www.cemefi.org/esr/images/stories/pdf/esr/concepto_esr.pdf


Monzón Baños, Vaño Vaño, Guía de responsabilidad social para las empresas y entidades de la economía social, CIRIEC, Centro Internacional de Investigación e Información sobre la Economía Pública, Social y Cooperativa, España, 2020, véase en: https://www.cemefi.org/images/cifres/3028.pdf



49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo